El performance y la imposibilidad del desarrollo del genero en nuestro país.

Escrito por  Héctor León Diez 03 Dic 2005

El performance y la imposibilidad del genero en nuestro país: Cada vez hay más palacios. Por fotuna, no todas queremos ser princesas

  1
Ciudad de México, septiembre.- Lorena Wolffer ( México, DF. 1971), curadora, artista del performance, activista cultural, productora, y, por un breve espacio, funcionaria de cultura --actividad que no desea volver a ejercer, "aunque antes hay que sobrevivir y no puedo asegurar que no volvería a beber de esas aguas"--, acota frente al micrófono con La Pala, para discurrir después sobre su temática artística: el cuerpo, el propio "centro de su quehacer"; preocupación por el ser mujer y su entorno social estereotipado: contra los fetiches y mitos impuestos socialmente a la mujer.
 


2
Actualmente vive entre San Francisco, CA, y la ciudad de México: en la gabacha ciudad trabaja bien chido, desarrolla unos cinco performances al año, que le dejan de 500 a 2000 mil dolarucos por performance. Cosas del primer mundo; hay lana pero no la felicidad personal. así la niña mujer blanca, de ojos claros y sonrisa socarrona ha decidido trabajar en el Ditritus y reivindicar la cultura del nopal desde la mismísima colonia Condesa.

3
La trayectoria de Wolffer es constancia de una trayectoria comprometida: The Fashion Show Residency (acción presentada en San Francisco y Canada, en 1999); Alineation, If She is México who beat her up? y 1-800-liposuction, corresponden a las acciones presentadas en San Francisco; en particular la segunda, una acción ácida sobre el mundo de la moda iba a ser presentada el 20 y 28 de agosto en el Foro Ideal, pero Este fue clausurado. Otros tìtulos son: Mexican territory; Looking for the perfect you; Accidente 14; B·Òate y Reencuentro, entre otros. Ha realizado varios talleres del gènero, exhibido ocho veces de manera colectiva, y como curadora sobresalen sus proyectos "Los 4 fantásticos", en el MUCA (no realizado por la huelga de la UNAM); Arte CHIDO, en San Ildefonso; Modas bordadas de sueños modernos, desfile de modas en Ex -Teresa; y tres versiones del Festival de Perfomance (2, 3 y 4), entre otros.

4
Aquí el perfil estético realizado por la propia artista:
--"En sociedades enamoradas de la imagen sin contenido, de la cultura del espectáculo, de la información rápidamente digerible y de la ficción como realidad, mi obra se apropia del formato del espectáculo y le inyecta contenidos políticos. Viviendo en tiempos en los cuales la violencia comúnmente se estetiza y los problemas de una sociedad, frecuentemente, son entendidos como "divertimentos", este formato me ha ofrecido la posibilidad de crear performances políticos pero accesibles a públicos que ya lo han visto todo".

5
El pasado 30 de agosto Wolffer inaugura en el Museo Carrillo Gil el proyecto Soy totalmente de hierro, en alusión a la publicidad que despliega desde hace años el tendejón de ropa de moda El Palacio de Hierro.

Consta de un fotomontaje de gran formato donde establece un diálogo con el arquetipo de la publicidad trastocando los mensajes, así la mujer morena aparece al lado de la leyenda: "Una frase a la niña de la mujer: Yo decido. Soy totalmente de hierro", o "Cada vez hay mas palacios. Por fortuna, no todas queremos ser princesas". Un boceto o "primer experimento" utilizando el formato de la publicidad pero subvirtiendo los mensajes. El proyecto ya ha sido mandado a participar en el FONCA, en el que plantea realizar espectaculares por toda la ciudad. Las fotos de los montajes corren a cargo del fotógrafo martín Vargas y la diseñadora Mónica Martínez. La idea no es cambiar un estereotipo por otro o cambiar salo de clichés, sino que a partir de mínimas alteraciones con base en los mismos formatos, sin anteponer la negación por sí misma, " abrir las posibilidades de otro tipo de feminidades", consignó la performancera.

6
Aquí una versión de la video grabación con Wolffer.

Hace unos seis meses empecé a trabajar este proyecto Soy totalmente de hierro. nació en un momento en que me di cuenta que estaba viviendo entre San Francisco y México, y descubrí una gran incongruencia. Laboralmente me desarrollo bien allí, pero personalmente no. La mayoría de mis performances los hago fuera de aquí, pues es muy difícil trabajar como Dios manda en México. Aunque estoy cansada de pelearme en mi país para conseguir dinero para las producciones, decidí ya no ser la santa del performance; consideré que estaba aquí, pero con la mirada en San Francisco. Con este proyecto descubrí una manera de trabajar sin desarrollar performances necesariamente, debido a la dificultad de hacer mis producciones en México ya que son muy costosas. El hablar del cuerpo femenino -tema central en su obra-- en esta publicidad me funcionaba como alternativa, en tanto el análisis del cuerpo femenino: qué se le atribuye, qué se le quita, cómo se construye culturalmente la visión del cuerpo, con el objeto de utilizarlo como metáfora de representaciones. así, la representación de la mujer mexicana en la publicidad mexicana era un buen punto de partida.

7
Aquí su versión video grabada del puntilloso asunto del performance chilango:

La lógica de mi trabajo, con relación a este Último proyecto, viene de mi ultimo performance Si ella es México,¿quién la golpeó? Que consiste en la representación de una especie de modelo  (yo misma) en una pasarela donde modelo ropas con cierta connotación política: la utilización del cuerpo femenino como metáfora del país. El personaje aparece con un maquillaje que dibuja golpes en el cuerpo.
La acción de 45 minutos termina cuando la modelo concluye trapeando la pasarela, como sirvienta. La idea es jugar con el terreno de las modas y las modelos, algo que creo se puede explotar mucho. Esa sería la congruencia con el proyecto Soy totalmente de hierro.

¿La razón estética de hacer performance? Es que yo dejé de pintar para dedicarme al género debido a que encontré que me era más efectivo para comunicarme, a partir de la utilización de mi propio cuerpo, de manera frontal y sin mediación con el público. Decir que soy performancera, y nada más, me resulta muy limitante, uno como artista trabaja a partir de sus necesidades pero con una congruencia discursiva.

Hay una crisis dramática entre los perforamanceros en México porque la mayoría de los performances se quedan en el papel, no hay apoyo, no hay credibilidad ni lugares donde presentarlos, y Últimamente, se ha vanalizado el género. Pasamos de que el performance fuera marginal, a que fuera aceptado pero en su peor descompostura: pasó de ser el patito feo al vino de honor de los eventos y del medio. Hay performances en todos lados y nada lo es. El término se ha convertido en lugar común, ya mucha gente se rehúsa a llamarle performance porque no quiere caer esta falsa categorización. Nos hemos quedado con una idea muy vaga de lo que puede ser el género, muy en boga durante los Últimos cinco años, pero el performance en sí, no se puede hacer profesionalmente porque la gente no paga, como se paga por ir al teatro o se adquiere un cuadro.

Pregunta: ¿De dónde viene esta crisis? Dices que hay mucho, pero que no hay performance.

Viene de esta vanalización. La gente piensa que cualquier ocurrencia es un performance, que alguien se encuere sobre una mesa, por ejemplo. Entre menos sustento teórico pareciera ser que es casi mejor. A esto le llamo el arte de la ocurrencia, se malentiende el performance como una ocurrencia personal. Creo que el género es un medio más y no tiene que estar peleado con las artes tradicionales, por ejemplo, lo cual ha sido como una discusión o un afán por buscarle un espacio al performance, y que, por ejemplo, en EUA, co-existe felizmente con las demás artes. En México ha sido mal entendido, y también es culpa de la comunidad de performanceros que no le hemos podido defender, articular de una manera clara para que pueda ser entendido. Lo que enfrentamos ahora es que hay miles de posibilidades de presentar un performance, o disque performance, pero en las peores condiciones, con un margen de credibilidad de menos tres mil.

Es un momento de crisis, sin duda, pues es una tontería aferrarse a que el performance debe ser marginal.
Los mejores performances que yo he visto no han sido en los antritos que nadie conoce, sino en lugares donde asisten 150 mil gentes al día; como en el Festival de Denver de este año, que fue dedicado a México, y donde por cierto se presentó una gran cantidad de mierda mexicana, metanacionalista, espantosa. Pero bueno, asistió mucha gente. Creo que la labor del performance es contextualizar en diferentes ambientes pero no limitarte a uno solo.
Creo también que la práctica del performance en México es un problema curricular, no se incluye como cursos o talleres, no se le pondera en las instituciones académicas con valor curricular; no hay una historia o teoría del género en México y sigue siendo el patito feo. Es una pura sombra, pues no hay tampoco crítica en los medios de difusión.

8
Wolffer, define el género

No me gusta definirlo, creo que entre menos definido esté más posibilidades tiene. Sin embargo, creo que el performance utiliza al cuerpo como su principal herramienta, y eso puede significar un universo de cualidades. Creo que de alguna manera, cuando el eje central vuelve al cuerpo puede significar un performance. Aunque hay una discusión sobre su definición con base a que si la acción debe ser en tiempo real, o no, o de la posibilidad de que se pueda caer un poco en el aspecto de simulación o de la representación. Es un gran debate. Me he inclinado por la idea de jugar con la idea del espectáculo, pues incluso la crisis económica o cultural es un gran espectáculo; también me empezó a interesar cómo se puede construir el cuerpo allende de la realidad, tomando como base que no hay realidades absolutas.


9
La artista hace una Última acotación sobre la realidad del cuerpo en el ·ámbito del performance. subrayó que la conciencia personal de su cuerpo viene de un accidente y una serie de operaciones que sufrió en la pubertad, lo que la hizo recapacitar sobre la herida en el cuerpo, lo que posteriormente la llevaría a estetizar la experiencia cuerpo, sea en un ·ámbito de crítica cultural, social y/o política, así como el cuestionar "la construcción estereotípica de la mujer mexicana como un exótico y sumiso objeto sexual, perpetuado por los medios de comunicación y Hollywood".

Héctor León Diez


          © Derechos Reservados 2003.Página principal de Pinto mi Raya

Visto 4329 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

(*) Campo requerido.